Algunas particularidades del desarrollo del lenguaje del niño
 

El desarrollo social en las condiciones actuales presenta exigencias cada vez más elevadas a la Educación. Es precisamente la edad preescolar una fase decisiva en la formación de la personalidad del niño y juega un papel fundamental en este proceso el desarrollo del lenguaje, por lo que es tema de análisis en el siguiente trabajo.

Introducción

El lenguaje, más allá del alto desarrollo del cerebro y de las vías nerviosas, más allá de la retroalimentación articulatoria y acústica, es una forma de conducta específica de la especie humana, no basta con estar capacitado orgánicamente: los niños lobos eran totalmente normales físicamente, pero al no adquirir el idioma, quedaron condenados al nivel zoológico toda su vida". (Evans,ED, 1979, p 58).

Esto confirma la importancia que le concede la Escuela Histórico-cultural al aspecto social en el desarrollo psíquico del individuo, donde se plantea que la adquisición del lenguaje oral es posible debido a que el hombre vive en sociedad. El lenguaje es producto de la actividad social, garantiza la sucesión histórica de las experiencias de las personas.

Desarrollo

Al profundizar en el estudio de la aparición y evolución del lenguaje se constata que es considerado como una de las funciones psíquicas superiores de mayor complejidad del hombre, su existencia está determinada por el medio social y la estructura cerebral; por tanto, su estudio es una problemática que ha ocupado a la ciencia desde hace muchos años atrás.

En la segunda mitad del siglo XIX se da una explicación sobre el mecanismo de producción del lenguaje y su organización cerebral, donde los científicos P.Broca (1861) y C. Wuernike (1873) hicieron aportes significativos ubicados en el tercio posterior de la circunvolución frontal inferior del hemisferio izquierdo el centro motor del lenguaje y en el tercio posterior de la circunvolución temporal superior del hemisferio izquierdo el centro sensorial del lenguaje.

Al referirse a esos descubrimientos E. Figueredo plantea, que constituyeron avances en la comprensión del funcionamiento del cerebro en la producción del habla, pero que otros autores, como K. Monakow y H. Jonson, hicieron decrecer con sus investigaciones el significado de estas teorías planteando casos con los mismos síntomas en el lenguaje estando conservadas las áreas que anteriormente se habían dado por Broca y Wuernike como centros motores y sensoriales del lenguaje.

Esto provocó desde la segunda mitad del siglo XIX contradicciones en cuanto a la concepción de la estructuración cerebral y su funcionamiento, defendiéndose dos ideas esencialmente diferentes, la que relacionaba determinadas zonas del cerebro con funciones específicas (localizacionista) y la que veía a la actividad cerebral como un todo único funcional (antilocalizacionista)

 

Ambas tendencias permitieron abordar en los conocimientos acerca de la estructura y composición del cerebro, según E. Figueredo, pero no era suficiente para comprender las localizaciones de determinadas zonas y sus funciones, por lo que en este sentido posteriormente I.P.Pavlov planteó,.... "está claro que la corteza de los grandes hemisferios cerebrales representa un mosaico de complejas funciones de elementos separados, cada una de las cuales tiene una acción fisiológica específica positiva o inhibitoria. Por otra parte, indudablemente, todos estos elementos se relacionan con los demás". (Citado por Figueredo, E, 1982, p 59)

En estas palabras de I.P.Pavlov se evidencia el carácter de sistema de la corteza cerebral, la estrecha relación entre sus partes integrantes; así como la existencia de funciones específicas en los diferentes elementos que conforman su compleja estructura.

El análisis de la dinámica estructural y funcional del cerebro nos facilita comprender el mecanismo de producción del habla, donde el analizador auditivo ocupa un lugar esencial en la formación y el desarrollo del lenguaje oral del sujeto; en síntesis la emisión de los sonidos verbales ocurre como se explica a continuación.

El sonido captado por el pabellón de la oreja pasa a través del conducto auditivo externo, al oído medio y luego al interno, donde el estímulo sonoro se convierte en impulso nervioso, es elevado a través de las vías de conducción a la zona sensorial del lenguaje (Wuernike), produciéndose aquí el análisis y la síntesis superior, haciendo que se oiga y comprenda, luego es trasmitido a la zona motriz del lenguaje (Broca), relacionándose los movimientos específicos necesarios para expresar lo que se requiere, formándose la imagen motriz del habla, esta información para a través de las vías de conducción a los órganos de la periferia, donde el sistema respiratorio, fonatorio y articulatorio realizan las funciones necesarias para que se produzcan los sonidos específicos del habla.

La producción de sonidos verbales parte de escuchar, decodificar la información sonora.

Es el analizador auditivo el encargado de diferenciar los estímulos sonoros y de permitir la comprensión de la información que le llega al individuo del medio social en que se desenvuelve. El desarrollo paulatino del mismo le permite al sujeto ir adquiriendo un lenguaje con significado, es por ello tan importante desarrollar la audición verbal desde las edades más tempranas de su vida.

En el análisis realizado sobre la evaluación y producción del lenguaje oral y específicamente de la audición verbal permitió plantear que:

Existen zonas en la corteza cerebral que realizan acciones concretas, pero que funcionan en todo momento de forma conjunta y dinámica en interrelación con las demás áreas que integran el complejo sistema del cerebro. Dentro de esas zonas se encuentran e1 analizador auditivo, que permite el análisis y síntesis de los sonidos y posibilita la comprensión de la información sonora. Su formación y desarrollo ocurre de forma muy interrelacionada con los analizadores, motor verbal y visual.

Los criterios y aportes realizados por diferentes autores sobre los aspectos que caracterizan al lenguaje oral y sus definiciones más importantes, (Vigostki, L.S. 1982, Luria,_A.R. 1982, Sojin, LA. 1989, Figueredo, E. 1982, Diachkov, A.I.1980) le permitieron al autor asumir a este proceso, la capacidad que posee el sujeto para obtener y generalizar los objetos y fenómenos de la realidad, mediante sonidos verbales, y a la audición verbal como la posibilidad de percibir, diferenciar y comprender los estímulos sonoros.

En el proceso de desarrollo el niño va adquiriendo las experiencias del medio social a través de las relaciones con los demás, en los mismos orienta los conocimientos, los que va interiorizando de forma gradual.

Para L.S. Vigostki, el proceso de desarrollo evolutivo está interrelacionado con la enseñanza establecida, ambos (enseñanza-desarrollo) están vinculados desde el primer día de vida del niño, en tanto que éste es participante de un contexto sociocultural y existen los "otros", (los padres, los compañeros, la institución) quienes interactúan con él para trasmitirle la cultura. La cultura le proporciona a los miembros de una sociedad las herramientas necesarias para modificar su entorno físico y social.

El lenguaje ocupa un lugar importante en el desarrollo social del individuo, a través de él se adquiere gran parte de la información que necesita el sujeto para desarrollarse y transformar el medio en que vive. Por lo que es necesario desde las edades más tempranas del niño incidir oportunamente en la formación y el desarrollo de sus cualidades psicofisiológicas.

En este sentido L.S. Vigostki al valorar la dinámica del desarrollo psíquico del niño le concedió una particular importancia a la denominada situación social del desarrollo reconociendo como uno de los elementos importantes los llamados períodos sensitivos, que se dan en determinadas funciones psíquicas y que se caracterizan por una elevada sensibilidad del pequeño a las influencias de factores sociales que favorecen su formación.

La existencia de los períodos sensitivos del desarrollo se explica por el hecho de que la enseñanza influye principalmente sobre aquellas cualidades psíquicas que recién empiezan a formarse. En ese momento, estas son más flexibles y se les puede "desviar" en cualquier dirección, por lo que Vigostki le atribuye gran importancia a la estimulación temprana del niño, debido a la elevada plasticidad del cerebro, planteando que esos años constituyen... "el período más saturado y rico en contenido, más denso y lleno de valor del desarrollo en general". (Citado por Bell. R. 1996 p 13)

Para comprender el desarrollo del lenguaje que el niño puede alcanzar en ese período hay que ir a etapa anteriores, a los primeros momentos de su vida, donde la formación y evaluación del lenguaje oral ocurre en estrecha relación dinámica con el pensamiento.

Según planteamientos de L.S.Vigotski, el pensamiento nace a través de la palabra, por lo que es necesario ir creando desde edades muy temprana las condiciones para la palabra hablada con significado, lo que favorece directamente el crecimiento intelectual del niño. El desarrollo del pensamiento verbal del pequeño está determinado fundamentalmente por las exigencias del entorno social en que se desenvuelve (Vigostki. 1982)

L.A.Venguer siguiendo las ideas de L.S. Vigostki al referirse a la relación enseñanza-desarrollo plantea que el niño se desarrolla asimilando la experiencia social y diferentes modos de actuar propios del hombre. Es precisamente la enseñanza mencionada y formando el modo de actuar.

Por esa razón, la enseñanza no debe adaptarse al desarrollo, ni ir a la zaga. La enseñanza toma en consideración el nivel alcanzado de desarrollo no para pararse en éste, sino para comprender hacia dónde seguir orientando el mismo y cómo debe ser el siguiente paso. La enseñanza adelanta el desarrollo psíquico, lo conduce (Venguer, L. 1976)

Por lo que el niño en el proceso de enseñanza aprendizaje va adquiriendo los conocimientos de la vida social, inicialmente con la orientación y guía del adulto y luego en ese proceso de apropiación de las experiencias va logrando de forma ascendente su independencia cognoscitiva.

La importancia de este ciclo radica pues, en que de un niño que apenas decía alguna palabra significativa y cuya comunicación era fundamentalmente emocional al comenzar el segundo año, al concluir el tercero se comunica mediante la palabra, lo cual sienta las bases para un desarrollo cognoscitivo mucho más amplio y eficiente.

Es importante que al trabajar con la familia, se oriente cómo contribuir al desarrollo del lenguaje del niño. Se le debe explicar a los familiares, por ejemplo:

·                                 Las características del lenguaje en esta edad. Las exigencias de la edad.

·                                 Cómo hablar a los niños.

·                                 La forma de ampliarles el vocabulario con sustantivos, adjetivos, verbos y adverbios.

·                                 Cómo realizar paseos y aprovecharlos para el desarrollo del lenguaje.

·                                 Qué rimas y poesías pueden aprender.

·                                 Cómo pueden conversar con sus hijos, y sobre qué temas.

·                                 Cuáles ejercicios fonatorios pueden hacer en forma de juego y qué beneficios reportan.

Se les explicará cómo realizar estas actividades para que no constituyan tareas forzadas en la casa, sino que sean parte de la relación familiar. Esto no quiere decir que le traslademos a los padres nuestra labor como educadores, pero es necesario que la familia conozca cuál es el desarrollo de su niño; cómo puede cooperar, cuáles son sus éxitos.

Conclusiones.

El análisis crítico y sistemático de las diferentes tendencias y fuentes teóricas revisadas sobre el proceso del desarrollo del lenguaje oral en niños de la edad temprana, las valoraciones realizadas desde el punto de vista teórico practicas relacionadas con la estimulación oportuna al lenguaje apuntan hacia la necesidad de abordar este tema y trabajar para el desarrollo del lenguaje de niños y niñas con un enfoque dinámico, variado y sistemático.

BIBLIOGRAFÍA:

1- Amador. M. Amelia: El Preescolar y su posición en el grupo; estudio sobre las particularidades del desarrollo del niño preescolar cubano. Ed. Pueblo y Educación. La Habana. 1995.

2- ---------------------------: La autovaloración y la valoración grupal en escolares; Psicología y Educación. La Habana. 1975.

3- Burke, María Teresa: Metodología para iniciar la formación de cualidades morales en los niños preescolares; Investigaciones Psicológicas y pedagógicas acerca de los preescolares cubanos. Ed. Pueblo y Educación, La Habana. 1995.

4- ------------------------------ y Gilma Godoy: (Patrones morales; su utilización en la educación moral del niño preescolar). Simiente (2). La Habana, 1990.

5- --------------------------------: Ampliación de la instrumentación pedagógica de la experiencia de formación de cualidades morales en niños preescolares. Informe del trabajo de los cursos 1986 - 1987 y 1987 - 1988, ICCP - MINED.

6- Bozhovich, L,1. La personalidad y su formación en la edad infantil. De. Pueblo y educación, La Habana 1976.

7- Bernando Toro José. El desarrollo mental de la familia: manual de actividades de estimulación psicológica para los niños de 0 a 24 meses de edad p. 17-56. En Educación Hoy. Año 8, No. $- BINES, PURT. Acaba de nacer un niño. p.24-27. En Infancia. No.30. Barcelona, mar-abr., 1995.

9- Colectivo de Autores. La comunicación en el proceso docente educativo.- En tres seminarios nacionales a dirigentes de educación.- La habana: De. Mined 1984. Tercera parte.

 

Autores:

Lic. Greccy Castro Miranda

gcastro[arroba]isplt.rimed.cu

Lic. Alina González Rodríguez

alinagr[arroba]isplt.rimed.cu

Lic. Nuryaisis Avilés Espinosa

nury[arroba]isplt.rimed.cu