Individuo y sociedad. La construcción social del yo

Existen varios puntos de vista acerca de la construcción del ser humano, vamos a abordar el siguiente ensayo desde tres puntos de vista, como por ejemplo el de Sigmun Freud quien plantea el "radical individualismo" el que transmite que la sociedad y el individuo son producto de la biología humana (pulsiones), es decir que la norma surge desde adentro de la persona y esta norma se repite a través de la cultura, por ejemplo cuando un niño es maltratado por su papá o por su mamá, o es rechazado cuando este niño crezca va a experimentar sentimientos de desconfianza hacia los demás y cuando tenga hijos va a ser violento con ellos de la misma manera que sus padres lo fueron con él.

Sigmun Freud nos traslada a la explicación biológica de la búsqueda de la felicidad completa, es decir en una forma metafórica el hombre siempre esta en búsqueda de el vientre materno ya que allí todas sus necesidades están satisfechas, pero al nacer el niño llora, pero al comprender su simbiosis, él es diferente del mundo, él es otra persona, se da cuenta de el principio de realidad.

Sigmun Freud también habla acerca de cómo las pulsiones sexuales ayudan a formar la sociedad, es decir a través de las diferentes etapas el niño encuentra placer sexual y esto es lo que lo lleva a seguir repitiendo éstas acciones, pero a medida que el ser humano va creciendo y se va desarrollando, se crean represiones sexuales departe de la sociedad, ya que no todo se puede hacer porque crea un desequilibrio del hombre y la comunidad en que vive y es allí donde se crea el malestar en la cultura; es decir por ejemplo cuando en la actualidad vemos grupos de hombres y mujeres desnudos, esto crea un cierto desprecio y molestia o pena de las personas que están a su alrededor, creando así una forma para llamar la atención y un desazón o disgusto entre unos y otros grupos de personas.

La postura de Erich Fromm y la de Ignacio Martín Varó nos muestran como el ser humano es el sujeto que aprende del medio en el que se encuentra, es decir toman una postura totalmente ambientalista y en la cual utilizan una investigación experimental, con método experimental que es la técnica en la que el investigador manipula algunos eventos o circunstancias y luego mide los efectos que tiene en la conducta del sujeto; de éste modo se da a saber que el sujeto es una variable dependiente y el ambiente en el que se encuentra una variable independiente.

Ignacio Martín Varó, salvadoreño quien vive en un medio de continúo conflicto violento y quien en su escrito acerca del conductismo social, nos remite a que psicólogo social debe explicar cómo las normas se interiorizan en el individuo y cómo los efectos de los estímulos sociales se consolidan en disposiciones duraderas y éstas a su vez influyen en la conducta social.

Erich Fromm en su escrito nos habla acerca de las dicotomías existenciales del hombre y nos da a saber que éstas llevan al hombre a un constante desequilibrio al intentar buscar ser feliz consigo mismo y con los demás, pero que al alcanzar su objetivo queda insatisfecho y continúa en una búsqueda interminable de diferentes variables; un ejemplo de lo anterior dicho es el caso de todos nosotros quienes siempre estamos en búsqueda de la felicidad, pero una felicidad idealizada en la que queremos encontrar respuesta a todos nuestros problemas tanto sociales como económicos y emocionales, si logramos conquistar alguno de éstos aspectos seguiríamos buscando siempre encontrar lo que nos hace falta es decir no estamos conformes con lo que tenemos sino que siempre estamos en la búsqueda de paraíso eterno en el que no nos tengamos que preocupar por ningún aspecto.

Erich Fromm también nos comenta que el hombre tiene una necesidad religiosa que lo lleva a restaurar un estado de equilibrio entre el y la naturaleza y lo ayuda a luchar contra las dicotomías existenciales y señala que el hombre no necesita tanto las respuestas a éstas dicotomías sino necesita el proceso que lleva tratando de buscar respuestas a ellas. Erich Fromm también nos pronuncia la personalidad como una arte importante de la formación del yo, y considera en su explicación el temperamento y el carácter.

Visto ya el caso de algunas personas creen que el mundo gira alrededor de ellas y que fuera de ellas no crece nada más, creo que la mejor construcción social del Yo que podemos deducir es la que cada uno logre formar a partir de sus conocimientos, no desde su punto de vista propio, ni encerrándose en su propio paradigma, ya sea el de Ignacio Martín Varó, el de Erich Fromm o el de Sigmun Freud, sino desde un punto de vista más amplio, no solo uno o dos paradigmas, sino tratando de conocerlos todos y así tener una visión mas amplia y mas detallada de nuestro propio ambiente y de nuestras circunstancias y así formar una construcción del yo verdadera, autónoma y mas certera de lo que realmente somos.

LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DEL YO

El ser humano depende de la información, de las acciones y de las reacciones que la sociedad en la que vive emite hacia él, es decir en la estructuración social del YO es muy importante el concepto de armonía y estabilidad grupal que se forma en cuanto a la armonía y estabilidad individual que se construye internacionalmente.

En la edificación del yo se deben tener en cuenta diferentes fuentes complementarias como las influencias culturales, que son los valores y actitudes compartidas y transmitidas por los miembros de una sociedad, y los cuales adquieren un poder transformador y se convierten en una furtza que moldea la personalidad y la particularidad del ser humano.

De ésta forma podemos ver cómo los rasgos caracterírísticos de una determinada cultura varían en la conducta cotidiana de un ser humano, los estudios tras culturales nos muestran los valores dominantes en las diferentes culturas y las consecuencias de éstos valores esclarecen la importancia de la cultura, la variabilidad de la conducra humana y el concepto de normalidad en la conducta, un ejemplo de lo anterior dicho es la homosexualidad, la cual no es característica innata, sino que se le otorgó un valor, de acuerdo con los consideraciones y las costumbres sociales acorde a la sociedad en la que esta.

Otro factor destacado son las influencias sociales, las cuales llevan a un individuo a ser alienado y dotado de las actitudes sociales y de las conductas comunes, y a conformarse con las conductas de su entorno, de ésta manera para que un individuo pueda hacer una socialización con el grupo y pueda encajar debe adaptarse y debe adaptar sus modos de actuar, de pensar o de sentir en la dirección señalada por las normas del grupo. De modo así que el individuo o miembro de un grupo debe renunciar a una gran parte de su individualismo, si quiere que el grupo se mantenga y debe actuar en forma coordenada como actúa su grupo, mostrando así como se desarrollan las presiones de su grupo y como éstas lo llevan a introducirse en la conformidad, creando un pensamiento estandarizado y con un solo propósito: el bien del grupo, no el bien personal y produciendo personas fáciles de manipular, dóciles y viables de adaptar a cualquier poder social.

Otro factor conocido es la influencia del medio como el territorio o la población, la última en la cual la sociedad en colonias comunitarias crea una tendencia de pensamiento que interviene eficazmente en el modo de pensar del individuo, la cual origina una falta de privacidad, de exposición constante a la opinión pública y a la continúa vigilancia de otras personas lo cual engendra una tensión en la vida común.

Un ejemplo de los anteriores factores influyentes complementarios es la moda, la cual ha sido prácticamente heredada culturalmente, ha sido retomada cada vez con mayor fuerza por la sociedad temiendo ser burlados, ser criticados o rechazados si ésta, la moda, no es albergada. De ésta forma la moda puede tener el control  masivamente sobre las personas creando influencias en la sociedad como la satisfacción de falsas necesidades: el cambio constante de ropa, y la imitación a figuras populares por lo que llevan puesto.

En conclusión podemos comprender que no somos autónomos de nuestra propia personalidad, sino que somos la suma de varios factores influyentes en nuestra vida, como ya antes lo mencionamos: la cultura, la sociedad, el medio y el legado de nuestros antepasados que nos están actualmente marcando y nos seguirán marcando si no tomamos conciencia de lo que somos y de lo que queremos proyectar hacia los demás, con un pensamiento crítico y autónomo de nosotros y de la sociedad en la que vivimos.

 

 

 

LUZ ANGELA CORREA VALENCIA

saghet@gmail.com

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA

2005-03-10